Cómo elegir las botas de esquí alpino

Cómo elegir las botas de esquí alpino

Las botas de esquí se encuentran entre las piezas más esenciales de tu equipo de esquí. Conectan sus pies a sus esquís permitiendo la transferencia de energía y control de su cuerpo a los esquís. Un par cómodo y bien ajustado, por lo tanto, lo mantendrá activo todo el día, aislará y protegerá sus pies y garantizará un rendimiento adecuado en la nieve.

Pero las botas de esquí vienen en diferentes formas y construcciones, por lo que vale la pena reservar algo de tiempo para revisar los diferentes estilos y variedades en el mercado actual para encontrar el ajuste perfecto. A continuación se ofrecen algunos consejos sobre cómo elegir las botas de esquí adecuadas para sus pies y su equipo de esquí.

Tu nivel de esquí

Para encontrar las botas de esquí que mejor se adapten a tus pies, debes conocer tu nivel de esquí. Hay diferentes índices de flexión designados para diferentes niveles de esquí. Este índice se aplica tanto a las botas de esquí como a las de snowboard y cuanto más alto sea el índice, más rígidas serán las botas. Y obviamente, cuanto más rígidas sean las botas, más potencia transferirán al interior de los bordes de los esquís.

La cantidad de flexibilidad que ofrecen tus botas debe coincidir con tu habilidad para esquiar. Aquí está la pauta general:

1. Soft Flex

Si eres un principiante al que le gusta navegar en un terreno arreglado o alguien que todavía está aprendiendo a esquiar, busca botas de flexión más suave o media. Deben tener un ajuste que lo mantenga cómodo durante el viaje. Los hombres y las mujeres en este nivel deben optar por la flexión de 60-70 y 50-70 respectivamente.

Las botas de esquí de flexión suave suelen ser cálidas y cómodas. Si todavía está mojado detrás de las orejas, esta será su mejor opción. Pero las botas de flexión suave harán que sea un poco difícil controlar sus esquís, así que busque un índice más alto si espera aprender las cuerdas rápidamente.

2. Flexión media

Los esquiadores intermedios o aquellos que disfrutan de la velocidad y el terreno más empinado necesitarán un par que pueda permitir una dirección y un control más definidos. Las botas de flexión media serán una gran opción aquí, ya que la mayoría de ellas vienen con un ajuste lo suficientemente preciso como para proporcionar un control adecuado en diversas condiciones del terreno. El flex para el esquí de nivel intermedio es 80-110 para hombres y 80-90 para mujeres.

Una bota de flexión media está reservada para aquellos que están pasando del nivel principiante al intermedio y son más sensibles a la velocidad y los senderos difíciles. Si estás listo para enfrentarte a la nieve sin cepillar, los moguls y los terrenos más empinados, entonces un par te brindará la comodidad y el control que necesitas para deslizarte por estos terrenos.

3. Flexión rígida

Las botas con flexión rígida están diseñadas para esquiadores expertos. Son muy sensibles y permiten que estos individuos se deslicen a través de terrenos agresivos y empinados de forma rápida y segura. Algunas botas rígidas y flexibles incluso vienen con una función de absorción de impactos para golpear golpes y aterrizar saltos. Las botas muy rígidas serán incómodas para el esquí principiante e intermedio.

Los esquiadores avanzados y cualquier persona que pueda navegar con confianza en todas las condiciones deben comprar botas de esquí con una flexión muy rígida y un ajuste muy preciso. Estos les ayudarán a pasar fácilmente de terrenos arreglados a fuera de pista en diversas condiciones de nieve, como suciedad, moguls, hielo y polvo profundo. Los hombres esquiadores en esta categoría a menudo optan por la flexión de entre 120 y 150 y las mujeres buscan algo entre 100 y 110.

Los diferentes fabricantes tendrán diferentes clasificaciones de flexión para sus botas de esquí. Entonces, si elige entre dos o más marcas, asegúrese de ponerse las botas en los pies para que pueda obtener el índice correcto para su nivel de experiencia.

Es posible que desee ponerse los calcetines de senderismo mientras calza las botas, ya que esto le ayudará a obtener un ajuste mucho mejor. Además, tenga en cuenta que las botas de esquí tendrán una flexión mucho más suave a temperatura ambiente que cuando están en la nieve.

Revestimientos de botas

La elección de las botas de esquí también dependerá del material utilizado en los forros. A pesar de que usará polainas de senderismo y probablemente un par de calcetines impermeables para mantener el agua fuera de sus botas, aún necesita mantener los pies calientes, y aquí es donde entran los forros de las botas.

Hay tres tipos principales de revestimientos entre los que puede elegir, es decir, no moldeables, termoformables y moldeables a medida.

No moldeable los forros proporcionarán a sus pies un acolchado genérico y más estabilidad. Sin embargo, con el uso continuo, la presión ejercida por su cuerpo probablemente hará que la sección del pie del forro se adapte a la forma del pie que pisa esa sección.

Termoformable Los forros utilizarán el calor generado por su pie para lograr el ajuste requerido. La mayoría entrará después de unos días de esquí.

Moldeable personalizado Los revestimientos utilizan una fuente de calor artificial para asumir un ajuste personalizado. Puede hacer sus propios revestimientos de moldes en casa o pedirlos a un experto en ajuste de botas en su tienda de esquí local.

Cualquiera que sea el forro que elija para sus botas de esquí, asegúrese de que mantenga los pies cómodos en la pista y proporcione el mejor aislamiento contra el frío.

Otras características

  1. Correas de poder: Estos se encontrarán en la parte superior de los puños de las botas de esquí; algunas botas tienen que abrocharse. Apretar la correa de alimentación reducirá el espacio entre la bota y el pie, aumentará la transmisión de energía y le dará más control.
  2. Varias hebillas: Cuantas más hebillas tengas, más estable serás, ¿verdad? ¡Incorrecto! Si sus botas le quedan bien, la cantidad de hebillas no debería ser una preocupación importante. Sin embargo, un diseño con más hebillas puede ofrecer más opciones para apretar o aflojar.
  3. Alineación del manguito: La mayoría de las botas de esquí actuales te permitirán ajustar el ángulo del puño superior para que coincida con el de la pierna. Es posible que necesite una característica de este tipo si la alineación natural de su cuerpo y sus pies hace que su peso caiga dentro o fuera de los bordes del esquí de manera desigual. Puede alinear sus puños ajustando los remaches que conectan el puño a la carcasa con una llave Allen.
  4. Modo esquí / caminata: ¿Quieres transformar tus botas de esquí en zapatillas de senderismo para patear traseros? Luego busque un par con una función de ‘modo esquí / caminata’. Estas botas le brindan la capacidad de cambiar de un modo de esquí a un modo de caminata con un mayor rango de maniobrabilidad. La característica es particularmente popular en botas diseñadas para esquí alpino y turismo.
  5. Suelas intercambiables: Algunas botas te darán la opción de cambiar de suela, por ejemplo, de una suela de travesía alpina a una suela alpina y viceversa. Sin embargo, tenga cuidado con las suelas intercambiables, ya que pueden afectar la forma en que monta y ajusta las fijaciones de esquí. Pregunte en su tienda sobre la compatibilidad de sus suelas y fijaciones si tiene alguna duda.
  6. Estribos: Estas son las plataformas extraíbles sobre las que se asientan los forros dentro del caparazón. Las tablas de botas rígidas ofrecen la transferencia de energía más efectiva a sus esquís. Algunos están hechos de goma o tienen una almohadilla gruesa para suavizar los aterrizajes bruscos. Si eres un esquiador experto o vas a participar en atracciones más agresivas, sería aconsejable comprar botas de esquí con estribos.

Resumen de Mis Tarekos

Unas botas de esquí que se ajusten perfectamente pueden marcar la diferencia entre un día de esquí memorable y uno lleno de arrepentimientos. Si cree que ha encontrado un par que tiene la flexibilidad y el ajuste que desea, póngaselo durante unos minutos antes de devolverlo a la bolsa de botas de esquí.

Abróchate las botas como lo harías al esquiar y siente tus piernas. Debería poder permanecer de pie cómodamente durante al menos quince minutos sin sentir ningún dolor en el dedo del pie o en el área ósea.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *