Cómo evitar y tratar la enfermedad del legionario en un jacuzzi

Cómo evitar y tratar la enfermedad del legionario en un jacuzzi

Los expertos generalmente est√°n de acuerdo en que los jacuzzis pueden aportar muchos beneficios terap√©uticos para la salud y el bienestar. Las personas que se quejan y sufren de afecciones como m√ļsculos cansados ‚Äč‚Äčy doloridos, problemas de circulaci√≥n sangu√≠nea y presi√≥n arterial, fatiga cr√≥nica y otros pueden dar fe de los maravillosos efectos que se pueden obtener al sumergirse y relajarse en un jacuzzi caliente y burbujeante. A pesar de los muchos beneficios para la salud que se pueden obtener de una ba√Īera de hidromasaje, tambi√©n hay algunas cosas negativas acerca de las ba√Īeras de hidromasaje que deben tenerse en cuenta, como por ejemplo, c√≥mo puede convertirse en el caldo de cultivo para una bacteria terrible que causa la enfermedad del legionario y otras infecciones de las ba√Īeras de hidromasaje. . Antes de continuar con los pasos que puede tomar para protegerse y proteger a sus seres queridos de esta enfermedad en particular, primero conozcamos m√°s sobre la enfermedad del legionario y sus causas.

Enfermedad del legionario y jacuzzis

La enfermedad del legionario es causada por la bacteria Legionella. Dado que las bacterias prosperan naturalmente en agua caliente o tibia, no es de extra√Īar que los jacuzzis y sus l√≠neas de plomer√≠a sean un caldo de cultivo ideal para ellas. En consecuencia, Legionella vive y prospera en agua con temperaturas entre 25¬ļC y 45¬ļC, que es similar a la temperatura general a la que funcionan los jacuzzis.

Las enfermedades de los legionarios se pueden contraer al respirar aire h√ļmedo que est√° infectado con la bacteria, como el vapor que sale del jacuzzi. Dicho esto, no es necesario estar en el jacuzzi para contraer la enfermedad; incluso simplemente pararse en cualquier lugar cerca del spa y su vapor suele ser suficiente.

Cabe se√Īalar que si la bacteria Legionella ingresa a su cuerpo, puede provocar un caso completo de enfermedad del legionario o una infecci√≥n m√°s leve conocida como fiebre de Pontiac. A continuaci√≥n se muestra una breve discusi√≥n de ambos.

Legionelosis

Las personas que padecen la enfermedad del legionario son propensas a experimentar problemas en sus sistemas respiratorios, fiebre e influenza aguda. Además, las víctimas también pueden experimentar dolores musculares, dolor de cabeza, diarrea, confusión mental y confusión. Si la enfermedad no se trata y progresa, se puede desarrollar neumonía, así como insuficiencia renal y hepática. Los síntomas generalmente se manifiestan entre dos y diez días después de que las bacterias ingresan al cuerpo. Si no se toman las medidas necesarias de inmediato, la enfermedad puede eventualmente conducir a la muerte.

Pontiac Fever

En comparación con la enfermedad del legionario, la fiebre de Pontiac tiende a desarrollarse mucho más rápido, y los síntomas y efectos aparecen en unas pocas horas o hasta dos días después de haber estado expuesto a la bacteria. Las personas que padecen fiebre de Pontiac normalmente experimentan fiebre y dolores musculares. Los otros síntomas mencionados anteriormente, como neumonía y otras complicaciones, están ausentes.

En cualquier caso, si no se siente bien despu√©s de usar su jacuzzi o ve alg√ļn signo de que puede haber sido infectado con Legionella, consulte a su m√©dico de inmediato.

Cómo tratar su jacuzzi para la enfermedad del legionario

Si sospecha que su jacuzzi est√° contaminado con Legionella, debe seguir los siguientes pasos.

  1. Cierre o cubra el jacuzzi inmediatamente. No drene el agua.
  2. P√≥ngase en contacto con su agencia de salud p√ļblica local e inf√≥rmeles de la posibilidad de que su jacuzzi est√© contaminado con Legionella. Deben pasar inmediatamente por su residencia para tomar muestras de agua de su jacuzzi para realizar pruebas.
  3. Una vez tomadas y analizadas las muestras, drene toda el agua de su jacuzzi y des√©chela seg√ļn las indicaciones de la agencia de salud. Recuerde, est√° drenando el agua contaminada, por lo que es imprescindible seguir los consejos de la agencia para evitar la propagaci√≥n de la bacteria.
  4. Limpie su ba√Īera de hidromasaje con un limpiador de ba√Īera de hidromasaje confiable y de alta calidad. Frote a fondo la superficie del jacuzzi, los mecanismos de circulaci√≥n y otros componentes. Retire y limpie el filtro tambi√©n, o mejor a√ļn, considere cambiarlo por uno nuevo. Despu√©s de eso, enjuague el jacuzzi y vuelva a llenarlo con agua.
  5. Después, aplique un electrochoque a su jacuzzi para eliminar cualquier bacteria que pueda haber quedado. Se deben observar los procedimientos de descarga adecuados; de lo contrario, el proceso de descarga no será efectivo. Luego lave el sistema y elimine el agua.
  6. Llene la ba√Īera de hidromasaje con agua limpia y fresca y repita el muestreo para confirmar que est√° libre de Legionella y otras formas de bacterias.

Cómo evitar la enfermedad del legionario en su jacuzzi

Como dice el adagio, ¬ęuna onza de prevenci√≥n es mejor que una libra de cura¬Ľ. Dicho esto, querr√° asegurarse de que su jacuzzi est√© libre de la bacteria Legionella antes de usarlo. Los siguientes consejos y sugerencias deber√≠an ayudar a garantizar que su jacuzzi sea seguro y apto para su uso en todo momento.

  • Observe la calidad del agua antes de entrar al jacuzzi. Debe ser transparente y tener poco o ning√ļn olor a cloro o cualquier qu√≠mico.
  • Pase el dedo por la superficie y los lados del jacuzzi. Deben sentirse impecables y no resbaladizos ni viscosos.
  • Aseg√ļrese de que las bombas, los filtros y otros componentes de la ba√Īera de hidromasaje necesarios para desinfectar el agua est√©n en funcionamiento.
  • Utilice siempre productos qu√≠micos para spas de excelente calidad. Evite el uso de productos qu√≠micos para piscinas, ya que existen marcadas diferencias entre los dos (por ejemplo, el tricloro, un tipo de cloro, se usa solo para piscinas. Su uso en jacuzzis puede provocar el blanqueo de sus superficies).
  • Prueba el agua antes de usarla. Aseg√ļrese de que los niveles de cloro o bromo est√©n dentro del rango recomendado y que el pH del agua del jacuzzi est√© equilibrado. Querr√° comprobar con regularidad cuando haya una gran cantidad de ba√Īistas.

Resumen de Mis Tarekos

Los jacuzzis ofrecen una gran cantidad de beneficios para la salud, raz√≥n por la cual tantos propietarios los instalan en sus propiedades. Sin embargo, es importante asegurarse de que su jacuzzi est√© limpio e higi√©nico, de lo contrario, se convertir√° en un caldo de cultivo para una variedad de g√©rmenes y bacterias que pueden causar la enfermedad del legionario y otras enfermedades. Aunque las posibilidades de que alguna vez contraiga la enfermedad del legionario son bastante bajas, a√ļn querr√° tomar las medidas preventivas y los pasos sobre c√≥mo prevenir la enfermedad del legionario mencionadas anteriormente. Si lo hace, ayudar√° a reducir las posibilidades de contraer infecciones por el agua de los jacuzzis. De esta manera, puede disfrutar de un ba√Īo seguro, c√°lido y sin preocupaciones todo el tiempo.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *