BOTES Y TARROS

Ordenar
-
Valoración
5
4
3
2
1
Ordenar
-
Valoración
5
4
3
2
1

En Mis Tarekos ofrecemos un amplio catálogo de frascos de conserva, azucareros, botes para el café y el té y tarros de vidrio, ya sea para conservar mermeladas caseras o aperitivos no perecederos, todo ello en distintos formatos, colores y muy fáciles de presentar.

Elegimos y fabricamos todos nuestros productos a la medida de las necesidades específicas de nuestros clientes: profesionales del sector gastronómico, pequeños comerciantes, restaurantes y huerta…

Tipos de frascos y botes

Hay una gran variedad de frascos y botes en el mercado, pero no todos son adecuados para conservar alimentos. A continuación, le ofrecemos una breve guía sobre los diferentes tipos de envases que podrá encontrar en Mis Tarekos:

  • Frascos de cristal: son perfectos para conservar mermeladas caseras, salsas y otros productos derivados de la cocina. El cristal es un material natural que no altera el sabor ni la calidad de los alimentos, por lo que es ideal para preservar su frescura. Además, los frascos de cristal son totalmente reutilizables y se pueden lavar fácilmente a mano o en la lavavajillas.

  • Botes de plástico: son ligeros y resistentes, por lo que son perfectos para conservar alimentos secos como cereales, pastas o arroz. Los botes de plástico también se pueden utilizar para guardar pequeñas piezas u objetivios personales como joyas o monedas. Al ser transparentes, permiten ver el contenido del envase sin necesidad de abrirlo, lo que resulta muy práctico. Sin embargo, debido a su composición química, los botes de plástico no son recomendables para conservar alimentos frescos o con alta concentración acuosa como frutas y verduras.

  • Tarros metálicos: Los tarros metálicos son perfectos para conservar alimentos frescos, como frutas y verduras. El metal es un material impermeable que no deja pasar el aire ni la luz, por lo que mantiene los alimentos en buen estado por mucho tiempo. Además, los tarros metálicos se pueden utilizar una y otra vez, lo que resulta muy económico. Sin embargo, debido a su composición química, los tarros metálicos no son adecuados para conservar alimentos con alta concentración acuosa como salsas y jugos.