CAZOS

Ordenar
-
Valoración
Ordenar
-
Valoración

Los cazos de cocina pueden ser utilizados en su mayoría en todo tipo de cocinas, incluida la de inducción y se diferencian de las cacerolas en que los cazos tienen una forma más óptima al aire libre. Los cazos de cocina tienen una forma más acorde con la ergonomía de la mano humana para utilizar su contenido. También se pueden utilizar sobre el fuego directamente o con unas varillas para cocinar asado.

Tipos de cazos de cocina

Hay diferentes tipos de cazos de cocina, y cada uno se adapta a un uso específico.

  • Cazo para calentar la leche: Este tipo de olla está especialmente diseñada para calentar leche. Tiene un fondo ancho y un cuello estrecho, lo que ayuda a evitar que la leche se desborde. El mango también es largo, para que puedas mantenerlo alejado de la fuente de calor.
  • Cazo para hervir la pasta: Este tipo de cazo está diseñado para hervir agua o cocinar pasta. Tiene un pozo profundo y paredes altas para evitar que el agua salpique. Los mangos de este cazo también son más largos, por lo que puedes mantener tus manos alejadas del agua caliente.
  • Cazo para cocinar arroz: este cazo tiene un fondo ancho y una forma redondeada, lo que ayuda a que el arroz se cocine de manera uniforme. También suele tener una tapa, para evitar que el vapor escape.
  • Cazo para estofado: este tipo de cazo suele ser más grande y tiene un fondo grueso, lo que ayuda a que los alimentos no se peguen al fondo y se quemen. También suele tener unas asas laterales, para facilitar el movimiento del olla cuando está llena.