COLADORES

Ordenar
-
Valoración
5
4
3
2
1
Ordenar
-
Valoración
5
4
3
2
1

Encuentra el colador que necesitas en nuestra tienda y utilízalo con todo tipo de alimentos. Hay muchos tipos de coladores de cocina. Algunos son de tela, otros de metal o plástico, y están disponibles en varios tamaños que van desde los más pequeños para usarlos en batidoras, hasta los más grandes para usarlos en fregaderos.

Por tanto, a la hora de elegir el colador que necesito, lo primero que tengo que hacer es pensar en lo que va a ser el uso principal para el que lo quiero. En una cocina doméstica normal, quizás solo necesite un colador de tamaño mediano. Pero si quiero pasar fruta por el colador para licuarla, necesitaré uno más grande con varias telas.

Tipos de coladores de cocina

Hay una gran variedad de coladores de cocina disponibles en el mercado hoy en día. Algunos son más funcionales que otros, y algunos se adaptan mejor a determinados usos que otros. A continuación, se muestran los principales tipos de coladores de cocina para que pueda elegir el que mejor se adapte a sus necesidades:

  • Colador de tela: Estos coladores están hechos de una tela fina, generalmente de nylon o poliéster. Son ideal para cosas como licuar frutas y verduras, ya que la tela permite pasar solo el líquido y retener las pulpa y semillas. Sin embargo, deben limpiarse con frecuencia para evitar que se acumulen bacterias.
  • Colador de metal o plástico: Estos coladores son mucho más duraderos que los de tela, lo que los hace ideales para usar en fregaderos u otros lugares donde se manejan líquidos pesados ​​o densos. También son más fáciles de limpiar, ya que no absorben los olores ni las bacterias como lo hacen las telas. Sin embargo, deben evitarse si va a licuar frutas o verduras, ya que podrían dañar la batidora o cortar la fruta en trozos pequeños.
  • Colador multifuncional: Si busca un colador versátil para su cocina, quizás quiera considerar un modelo multifuncional. Estos generalmente vienen equipados con varios tamices intercambiables ofrecen mayor flexibilidad al elegir el tamaño del agujero del tamiz.