COLGADORES

Ordenar
-
Valoración
Ordenar
-
Valoración

Conoce las soluciones para colgar todo tipo de objetos: percheros, colgadores, ganchos y soportes. Muchas veces necesitamos colgar objetos en nuestra casa y no sabemos cómo hacerlo de la mejor forma. Hay que tener en cuenta el peso del objeto, el material del que está hecho y la superficie donde lo vamos a colgar. A continuación te mostramos algunas soluciones para distintos tipos de objetos.

Los percheros son una buena opción para colgar ropa ligera o pesada, ya que suele ser muy resistente. Si queremos colgar algo más ligero, podemos optar por los ganchos o los soportes. Los ganchos pueden ser de plástico o metal y se fijan a la pared con tornillos; hay muchas variedades, desde simples hasta decorativos. Los soportes se utilizan especialmente para colgar cuadros o espejos, y consisten en una varilla metálica que se fija a la pared con clavijas o bridas.

En general, todos estos accesorios requieren perforar la pared para fijarlos correctamente; si no te gusta este tipo de trabajos o prefieres evitar dañar las superficies, existen también adhesivos especiales para este uso. Son muy sencillas de usar: basta con limpiar bien la superficie donde vayamis a pegar el adhesivo y retirar la película protectora; luego presionamostiene contra la pared durante un minuto para que se adhiera correctamente antes de colocar el objeto en su sitio. 

Tipos de colgadores

  • Colgadores para el hogar: Son aquellos que se emplean en el cuarto de baño o cocina para colgar toallas, ropa o utensilios. Normalmente están hechos de metal y tienen una forma muy sencilla.
    Colgadores de pared: Se trata de ganchos especiales que se fijan a la pared y sirven para colgar objetos ligeros como las llaves o las gorras. También se pueden usar para decorar la habitación con cuadros o plantas.
    Soportes para colgar ropa: Los soportes son accesorios más complejos que los anteriores ya que están compuestos por varias piezas. Sirven principalmente para colgar camisas, abrigos y pantalones en el armario sin necesidad de doblarlos.