¿¿¿¿a???? PARQUET FLOTANTE â ?? ¢ Como colocarlo, ventajas y desventajas

La parquet flotante, también llamado parquet flotante, es un tipo particular de instalación que permite a quien lo utiliza disponer este revestimiento en el suelo sin la ayuda de clavos ni sistemas ni encolado, con todas las consiguientes ventajas que se derivan de ello. ¿Pero realmente será todo sol y rosas?

Esta guía fue creada con la intención de ilustrar en detalle esta técnica tan discutida y comentada, capaz de tener bastante éxito sobre todo en el campo del bricolaje, precisamente por su sencillez e inmediatez.

Después de haber explicado en qué consiste y cómo se aplica, examinaremos todas sus ventajas, pero también contrastando con cualquier desventaja, para llegar a una conclusión definitiva al respecto. Si el tema despierta tu curiosidad, te invitamos a seguir leyendo.

– Parquet: definición, tipos y métodos de instalación

Antes de entrar en el fondo del tema de nuestra guía, que es la colocación del parquet flotante, consideramos oportuno aclarar en primer lugar que qué se entiende por la expresión «parquet», en qué tipos se divide y qué opciones tenemos cuando decidimos colocarlo.

¿Qué es el parquet?

Se define un tipo de parquet suelo de madera maciza, cuyo espesor puede variar de 10 a 22 milímetros; alternativamente, también puede estar compuesto por el ensamblaje de elementos de madera individuales y, en este caso, el espesor de cada pieza debe ser de al menos 2,5 milímetros.

Entre todos los tipos de pavimento que se pueden fabricar, el parquet es sin duda uno de los más solicitados: el mérito es que, al estar íntegramente construido en madera, es capaz de dar a la casa un agradable sensación de calor, junto con ese ligero toque rústico que combina a la perfección con cualquier estilo.

Además, una característica nada despreciable, la madera es un material 100% reciclable y natural y, como tal, perfectamente respetuoso con el medio ambiente: una ventaja que sin duda merece ser mencionada.

Además de todo esto, como descubriremos más adelante, el parquet también es especialmente fácil de colocar, tanto si eliges una instalación fija como si optas por una piso de madera flotante.

Tipos de parquet: tradicional, preacabado y laminado

Cuando hablamos de parquet, en realidad estamos usando un término muy genérico, en el sentido de que hay más de un tipo. En concreto, podemos distinguir entre: parquet tradicional, parquet preacabado y parquet laminado. Descubramos juntos cómo se fabrican y cuáles son las características de cada tipo.

  • Parquet tradicional: también llamado “madera maciza”, este tipo de parquet consiste en un solo bloque de madera noble en bruto que a su vez se monta sobre soportes de madera no noble, obtenida de varios tipos de árboles. Los más comunes son: abedul, abeto, chopo, fresno y pino. Mientras que el grosor del suelo asciende a unos 22 milímetros, la longitud de cada losa empieza a partir de los 22 centímetros: son medidas importantes, pensadas para hacer que este tipo de parquet sea mucho más duradero y robusto que todos los demás. Además de esto, otra ventaja viene dada por la autenticidad del material, que le da al piso uno mayor sensación de naturalidad, lo que lo hace más valioso (y más caro).
  • Parquet preacabado: este segundo tipo de suelo se caracteriza por estar compuesto por una primera capa de madera noble, cuyo espesor está entre 3 y 4 milímetros, colocada encima de multicapa subyacente, a su vez formada por varias capas de madera no noble. El espesor total de la multicapa asciende, en este caso, a un valor entre 7 y 15 milímetros. La principal ventaja que garantiza este tipo de parquet, aunque menos valioso, viene dada por la resistencia obtenida gracias a la multicapa: esto hace que este pavimento esté menos sujeto a los cambios térmicos y la acción de la humedad, así como mucho más fácil de colocar e inmediatamente transitable. .
  • Laminado: el último tipo que tenemos en consideración, el de laminado, se refiere a aquellos suelos que imitan al parquet en todos los aspectos, pero que están hechos de materiales distintos a la madera y por tanto se limitan a simular sus efectos estéticos. A diferencia de los dos tipos anteriores, ser hecho de materiales artificiales, este tipo de pavimento no envejece, ni cambia con el tiempo, además de ser mucho más resistente. Su característica fundamental es que solo se puede plantear de forma flotante: cuestión que retomaremos más adelante.

Estos que hemos enumerado, por lo tanto, representan los tipos más clásicos y usados de piso de parquet. La siguiente pregunta en la que nos centraremos se refiere a la instalación, es decir, cómo colocar este tipo de revestimiento en el suelo.

De hecho, esto es posible hacer en dos caminos: mediante colocación encolada o flotante, que es precisamente el tema de nuestra guía.

En el siguiente párrafo, por tanto, nos centraremos específicamente en este último, explicando en qué consiste, cómo se implementa, que ventajas y desventajas presenta y, por supuesto, lo que lo distingue del encolado. Si tienes curiosidad por saberlo, te invitamos a que sigas leyendo.

– Colocación del parquet flotante: todo lo que necesitas saber

Tras haber hablado del parquet en general, explicando en qué consiste este tipo de pavimento y en qué tipología se divide, hemos mencionado los dos métodos de colocación a los que está sometido: el fijo y el flotante, el segundo de los cuales es precisamente por el tema de nuestra guía.

En este párrafo, por lo tanto, intentaremos entender cómo se aplica este tipo de pose, porque vale la pena, los inconvenientes que presenta y, en general, todo lo que necesitas saber para poder implementarlo.

Parquet flotante: que es y para que tipos se utiliza

El parquet flotante se llama así por su pose particular: de hecho, en lugar de pegarse o clavarse al suelo, simplemente se coloca encima, consiguiendo así disponerse y estar listo para su uso en un tiempo mucho menor y explotando además una técnica nada invasiva, que respeta el piso subyacente.

En cuanto a los tipos de parquet utilizados, el tradicional suele ser encolado, ya que requiere por su naturaleza la mayor estabilidad posible. Por el contrario, muy a menudo se pueden encontrar tanto parquet flotante preacabado que el Parquet laminado flotante.

Ambos tipos, de hecho, son mucho más resistentes a largo plazo y, como tales, pueden permitirse su instalación mediante la técnica de flotación.

Cómo colocar parquet flotante

Para continuar con la colocación del parquet flotante, primero se debe proteger el piso subyacente. Esto es tanto más cierto si está hecho de un material particularmente delicado: un caso típico, por ejemplo, es cuando nos vemos obligados a colocar el parquet flotante sobre las baldosas.

¿Qué hacer en esta situación? En pocas palabras, es necesario cubrir todo el piso con una lámina de material aislante, cuyo propósito es hacer incluso el contacto del parquet con la superficie de colocación, protegiendo así el suelo subyacente y al mismo tiempo evitando la propagación del ruido y la propagación de la humedad.

Una vez hecho esto, puedes prepararte para la colocación de las tiras en el suelo: se combinan entre sí y se entrelazan mediante una combinación muy clásica denominada “combinación hombre-mujer”.

Desde el espesor del parquet flotante Es de hecho muy fina, nos aseguraremos de que la capa protectora de debajo sea lo suficientemente gruesa para soportar las cargas que pasarán sobre ella, incluida la nuestra, ya que se supone que en ese piso luego tendremos que caminar allí.

Una vez finalizada la colocación del parquet procederemos a la terminando el trabajo, eliminando el material sobrante y procurando que el suelo quede perfectamente homogéneo y liso en todos sus puntos.

Una vez finalizada también esta operación, solo tendremos que espera veinticuatro horas, después de lo cual nuestro nuevo y hermoso parquet estará listo para ser pisado.

La forma de las tiras: ¿de cuántas formas podemos complacernos?

En el párrafo anterior hablamos de la técnica empleada en la colocación de las tiras, es decir la «combinación hombre-mujer»: por tanto se refiere forma de unirlos y ensamblarlos juntos, pero no tiene nada que ver con su forma que, por el contrario, queda totalmente a nuestra discreción y creatividad.

La belleza del parquet, de hecho, es que nos permite darnos un capricho permitiéndonos elegir la forma que prefiramos para sus tiras, una forma que podemos elegir de la rica lista que el mercado pone a nuestra disposición. De hecho, encontramos:

  • listones de tiras;
  • tiras de espina de pescado;
  • tiras de losa;
  • tiras de escalera;
  • tiras entrelazadas;
  • tiras de helecho;
  • listones orientados hacia adelante;
  • listones de palos rotos.

Aunque estos nombres nos puedan sonar un poco extraños y poco o nada revelan el aspecto de cada categoría, yendo a una buena tienda que los venda podremos verlos todos y establecer cuál de ellos es el que puede hacer más al caso. nuestro.

Parquet flotante: ventajas y desventajas en comparación con el parquet fijo.

Ahora que sabemos cómo funciona la colocación de parquet flotante, para qué tipos se utiliza y también nos hemos hecho una idea de la multiplicidad de lamas que nos ofrece el mercado, es el momento de centrarnos en ventajas y desventajas derivado del uso de la técnica flotante, especialmente en comparación con la clásica que implica el uso de cola o clavos para fijar el parquet al suelo.

En cuanto a la diferencia entre las dos técnicas, se debe a que, mientras que con la flotante el parquet se coloca simplemente en el suelo, con la fija se coloca en su lugar pegado o clavado permanentementeAparte de esto, sin embargo, el método de instalación es exactamente el mismo en ambos casos, es decir, el que ya hemos descrito.

Las razones que conducen a la elección de colocar un parquet flotante en lugar de uno fijo corresponden a sus ventajas, a saber:

  • el parquet flotante es simple e inmediato para montar, por tanto, perfecto para quienes prefieren hacerlo solos;
  • el parquet flotante se puede reutilizar casi en su totalidad: esto significa que, en caso de necesidad, se puede desmontar y volver a montar en otro lugar, lo que obviamente es imposible para el fijo;
  • el parquet flotante es perfecto para preservar un plan particularmente delicado y propenso a la ruina, ya que no usa pegamento ni clavos;
  • este tipo de parquet no se daña con la humedad, por lo que es ideal si se va a colocar dentro de una estancia especialmente expuesta a este tipo de fenómenos;
  • en virtud del bajo espesor del parquet flotante, es la opción ideal para superficies irregulares: su instalación requiere un sustrato de material aislante, que crea una pequeña estera sobre la que luego se coloca el parquet. De esta forma, la capa intermedia aislará inevitablemente también las irregularidades del suelo.

Como ves, por tanto, las ventajas que se derivan de la colocación del parquet flotante son realmente muchas pero, como todo lo demás, también tiene unas inevitables desventajas que hacen que algunas personas prefieran el parquet fijo. Este último, de hecho:

  • Es más sólido y ofrece una mejor agarre: sensación de que se siente muy claramente al caminar sobre él;
  • Es ideal para quienes tienen ideas fuertes y quieren ubicarlo definitivamente;
  • Es perfecto y muy recomendable para cualquiera que posea el calefacción por suelo radiante;
  • evita que queden al descubierto las juntas de dilatación entre una estancia y otra que, en el caso del parquet flotante, son claramente visibles.

Como se desprende claramente de esta segunda lista, frente a sus indudables ventajas, el parquet flotante también tiene lados negativos.

Todo depende del tipo de trabajo que queramos hacer, de la tipo de parquet que pretendemos utilizar y también del suelo subyacente: solo analizando detenidamente estos datos, de hecho, podremos establecer de una vez por todas si el parquet flotante es realmente para nosotros.

– Conclusión

Hemos llegado al final de nuestra guía dedicada al parquet flotante, de la que hemos examinado específicamente la técnica de colocación y las ventajas indiscutibles, relacionándola con el parquet fijo más tradicional.

Junto a ellos, sin embargo, también encontramos la presencia inevitable de algunas pequeñas desventajas o, mejor dicho, características que, en muchos casos, pueden hacer preferible el parquet fijado con clavos o cola.

La elección del parquet flotante, como hemos dicho, es una decisión que depende exclusivamente de nuestra situación concreta, así como del uso que pretendamos hacer de nuestro parquet.

Cualquiera que sea nuestra elección final, sin embargo, no hay material que dé una sensación de calidez e intimidad como el parquet, independientemente de que sea fijo o flotante.

Últimos mensajes de Luca Padoin (ver todo)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *