Clase energética C: bastante ajustada en términos de eficiencia energética

¬ŅEst√° a punto de comprar una casa y le han ofrecido una propiedad de clase C? O, por el contrario, por alguna raz√≥n ten√≠as el APE de tu casa y el veredicto de la certificaci√≥n energ√©tica ha sido C.?

De cualquier manera, lo más probable es que se pregunte cómo es vivir en una casa de clase C.

Esto se debe a que, si para todo el mundo está claro que lo más alto de la gama son las viviendas de la clase A y, en general, incluso las de la clase B no están mal, a partir de la C todo se vuelve más confuso. Por otro lado, es difícil tener claridad cuando se trata de clasificación energética de la casa.

Como ya hemos visto al tratar con las clases energéticas en general, hay muchas consideraciones que deben hacerse y, a veces, evaluar ni siquiera es tan simple para quienes no están en el sector.

Surge la pregunta: ¬ŅC est√° bien o no? ¬ŅCu√°les son los costes de consumo y funcionamiento de una vivienda de clase C? ¬ŅEs buena la comodidad dentro de la casa? Y nuevamente: en un edificio de clase C, ¬Ņes necesario pensar en implementar intervenciones espec√≠ficas para mejorar su desempe√Īo en t√©rminos de eficiencia energ√©tica, o es posible prescindir de √©l?

Tratemos de entender qué significa, tanto en términos técnicos como prácticos, estar frente a un edificio de clase C y hacer las diversas distinciones del caso. De hecho, si es cierto que, después de todo, una vivienda de clase C podría considerarse suficiente desde el punto de vista de la eficiencia energética, es igualmente cierto que no todas las clases C son iguales y para algunos conviene intervenir.

Casa clase C

Te√≥ricamente, una casa en clase energ√©tica C se caracteriza por un √≠ndice de rendimiento energ√©tico Epgl, ren entre 1,20 y 1,50 kWh / m2a√Īo. Sin embargo, como ya hemos se√Īalado, la diferencia entre clases energ√©ticas puede ser De Verdad m√≠nimo!

Una casa de clase C caracterizada por un Epgl, rende 1,21 kWh / m2a√Īo, o un poco m√°s, es muy similar en cuanto a prestaciones a una clase B que consume 1,19 kWh / m2a√Īo y por tanto tambi√©n en cuanto a gastos y comodidad no notar√°s ninguna diferencia.

De la misma forma, una clase C de bajo rendimiento, en el límite con la clase D, comienza a caracterizarse por consumos más importantes y no es necesariamente el caso de que no sea necesario intervenir para mejorar su rendimiento.

Aqu√≠, entonces, que el consumo de una clase energ√©tica C puede ser m√°s o menos elevado, pero en todos los casos, dentro de una casa de este tipo, no deber√≠as tener ning√ļn problema en particular, ni humedad ni temperatura. En resumen, la comodidad no ser√° tan √≥ptima como en una clase A4, pero no sentir√°s ning√ļn inconveniente.

Casas bien construidas hace unos diez a√Īos., o un poco m√°s, hoy se suelen clasificar como C.; sin embargo, es igualmente cierto que renovando apartamentos antiguos y comenzando desde la clase G, incluso implementando varias mejoras, a menudo no es posible ir m√°s all√° de una clase C. Las razones pueden ser muchas, pero en algunos casos son obvias.

¡Quienes viven en un condominio no pueden hacer lo que les plazca! Si quiere aislar los muros perimetrales, no podrá recurrir a un abrigo exterior, pero tendrá que hacerlo desde el interior. Obviamente los espesores serán menores, así como los resultados alcanzables en términos de transmitancia.

De la misma manera, a menos que cada unidad inmobiliaria no esté equipada con calefacción autónoma, no podrá intervenir como desee en los sistemas de condominio.

Aqu√≠, entonces, que se puede rehacer el sistema de distribuci√≥n y corregir el sistema de regulaci√≥n (por ejemplo mediante el uso de termov√°lvulas de √ļltima generaci√≥n), pero la caldera sigue siendo lo que es, con sus l√≠mites y su eficiencia. En estos casos tambi√©n puede decidir separarse del sistema centralizado, pero casi nunca resulta ser una estrategia ganadora porque parte de los costos de calefacci√≥n del condominio, aunque reducidos, siempre ser√°n a su cargo.

¬ŅRecursos renovables?

Puede colocar un peque√Īo globo solar o un mini viento en la terraza, pero eso no es suficiente para producir mejoras significativas. La instalaci√≥n de paneles solares o fotovoltaicos debe realizarse en el techo y por lo tanto requiere el consentimiento y participaci√≥n en los costos de todos los condominios que se beneficiar√≠an de ella.

Lo mismo puede decirse de quienes viven en la planta baja o entrepiso en un condominio y tienen √°reas comunes sin calefacci√≥n o incluso abiertas debajo; o para quienes, por el contrario, viven en el √ļltimo piso en contacto con el techo: se vuelve dif√≠cil aislar adecuadamente un piso plano o el techo si no se interviene externamente y por lo tanto tambi√©n en las partes del condominio.

En resumen, cuando se trata de reformas y mejoras de eficiencia energética si no vives en la villa las cosas son bastante complicadas y no es seguro que incluso si hace todo lo posible, pueda lograr excelentes resultados.

Por eso, siempre es necesario entender ante todo en qué situación te encuentras y en qué se debe el hecho de volver a caer en la clase C, sobre todo para decidir si es posible hacerlo mejor de lo que tienes en este momento.

Clase C: ¬Ņintervenir o no? ¬ŅC√≥mo?

Aqu√≠, entonces, surge espont√°neamente la pregunta: si nos enfrentamos a una vivienda de clase C debe intervenir para mejorar su rendimiento y busqu√© a tientas el salto de clase, ¬Ņo no? ¬ŅY c√≥mo?

Es obvio que si has llegado a una clase C partiendo de una clase G, ya has hecho todo lo que estaba a tu alcance, o en todo caso todo lo que creías correcto y conveniente de hacer evaluando las cosas desde una perspectiva de costo / beneficio.

Si, por el contrario, estamos hablando de una casa nacida en clase C, tal vez entonces se puede hacer algo, ¬Ņpero que? Como ya hemos explicado hablando de clases energ√©ticas en general, dentro del APE encontrar√°s una tabla, en la que se deben mostrar algunas posibles intervenciones recomendadas con el fin de mejorar la eficiencia de tu propiedad, completada con una indicaci√≥n del rendimiento que podr√≠a estar a alcanzar. .

Sin embargo, para ser justos, podría ser que el certificador que redactó su APE, encontrándose frente a una clase C, por lo tanto en general una situación no tan mala, haya considerado superfluo incluir posibles intervenciones, quizás también en virtud de eso, los tiempos de recuperación pueden no ser muy cortos. En este caso, si desea intervenir, el consejo es hacerlo. diagnóstico de energía real, también porque cuanto mejor es la clase, más difícil es mejorarla; para hacer esto, necesita a alguien que sepa exactamente qué camino tomar.

Para algunas clases C, el uso de fuentes renovables: un sistema fotovoltaico en cubierta y / o un sistema solar térmico que cubra la necesidad de agua caliente sanitaria son ya un buen punto de partida. Para los que aun no tienen caldera de condensación, incluso tenerlos podría representar un punto de inflexión.

A veces, entonces, puede haber un punto particularmente débil en el sobre: e intervenir puntualmente en él es suficiente para reducir el consumo y mejorar el confort. Por lo general, podría ser el techo, el piso en contacto con el suelo o hacia el sótano.

En conclusi√≥n, cada caso es √ļnico y debe ser analizado cuidadosamente por un experto si se quiere entender si es conveniente intervenir y d√≥nde, as√≠ como a qu√© precio y con qu√© plazos de devoluci√≥n.

Conclusiones

Como hemos visto hay clase C y clase C, todo depende del valor de Epgl, ren y del hecho de que est√°s frente a una casa nacida como clase C, o que se ha convertido gracias a una reforma.

Habiendo dicho eso, en general, no vives mal en una casa en clase energética C. Desde el punto de vista del rendimiento energético, una C equivale a una suficiencia, ya sea completa o estrecha, ¡sin embargo, puede estar satisfecho!

Sin embargo, esto no significa que debamos estar satisfechos y que no podamos hacerlo mejor. Si quieres aprovechar las incentivos estatales es posible intervenir con el fin de mejorar el desempe√Īo y quiz√°s dar el salto de clase. En algunos casos es sencillo, en otros menos, pero en casos como este para entender realmente qu√© es lo mejor es bueno contactar a un experto que realice un diagn√≥stico energ√©tico certero.

Sara Raggi
√öltimos mensajes de Sara Raggi (ver todo)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *