Pendiente del techo: cómo calcularla РCasina Mia

¬°Los techos no son todos iguales! Solo mira a tu alrededor para darte cuenta.

Se puede hacer una primera distinci√≥n importante entre techos as√≠ llamado planes y esos inclinado, que a su vez pueden ser de un solo tono, de doble tono, de tres tonos, de cuatro tonos (y en este √ļltimo caso tambi√©n se les llama pabell√≥n), o pueden caracterizarse por geometr√≠as m√°s complejas. Hoy, pues, cada vez con mayor frecuencia para la construcci√≥n de nuevos techos, se utiliza madera laminada que tambi√©n permite la creaci√≥n de espl√©ndidos techos curvos.

Mientras que las cubiertas planas se utilizan a menudo para albergar sistemas, paneles solares o fotovoltaicos, o se utilizan como cubiertas verdes (transitables o no), para las inclinadas la inclinación es variable y depende de muchos factores.

Todos hab√©is notado que en la monta√Īa los tejados son mucho m√°s inclinados e inclinados, mientras que en la llanura la inclinaci√≥n es menor y en algunos casos, esto incluso en las zonas mar√≠timas, incluso os encontr√°is con tejados planos. Obviamente, hay una raz√≥n pr√°ctica para esto; no es solo una cuesti√≥n de estilo o h√°bitos consolidados vinculados al territorio.

Aqu√≠ entonces, especialmente para los no expertos, es leg√≠timo preguntarse por qu√©; ¬ŅDe qu√© depende la inclinaci√≥n de un techo?

¬ŅExiste un valor m√≠nimo a respetar, as√≠ como un m√°ximo que no debe superarse?

Hay valores de referencia que dependen de varios factores. Ciertamente cualquier intervenci√≥n que se quiera realizar, que involucre en cierta medida la cubierta, es fundamental conocer la pendiente que la caracteriza. ¬ŅC√≥mo calcularlo en estos casos?

Intentemos responder todas las preguntas posibles sobre elinclinación del techo, disipando, de una vez por todas, tus dudas al respecto.

C√°lculo de la pendiente del techo

Hay muchas situaciones en las que se vuelve importante saber cuál es exactamente la pendiente del techo que tienes sobre tu cabeza. Por ejemplo, si desea insertar ventanas en el techo para iluminar mejor las habitaciones de abajo, o si desea comprender si es posible recuperar un ático para fines residenciales y, nuevamente, si tiene la intención de reemplazar el manto ahora desgastado, o realizar otros trabajos de mantenimiento de rutina o extraordinarios.

Allí pendiente de un techo inclinado no es otra que la relación entre la diferencia de altura entre la línea del alero y la cumbrera y su distancia en proyección ortogonal. Su medida suele expresarse en grados o alternativamente en porcentaje.

¬ŅC√≥mo realizar el c√°lculo?

Con grados es bastante simple. Imagina dibujar un triángulo rectángulo cuyo vértice es la línea del alero. La sección del acuífero es la hipotenusa del triángulo. Si el lado más grande tiene un metro de largo, mida el otro lado (es decir, la altura desde el piso hasta el terreno inclinado). Su valor será igual a la pendiente expresada en porcentaje. En la práctica, si por cada metro medido horizontalmente la cobertura en cuestión tiene una subida de 30 cm, significa que esta se caracteriza por una pendiente igual al 30%.

La medida del √°ngulo es m√°s compleja, salvo que se redise√Īe la cubierta en secci√≥n, se tome la altura en la cumbrera, las de los aleros y las distintas medidas en planta y luego se proceda con la ayuda de un transportador.

Habiendo dicho eso, ten cuidado porque una pendiente del techo de 45 ¬į no es lo mismo de ninguna manera a una pendiente del 45%, pero en un 100%, porque por cada metro en planta, el techo en cuesti√≥n se elevar√° exactamente un metro.

Pendiente mínima del techo

Allí cobertura de un edificio no es otro que el más extremo. Este tiene como finalidad principal: proteger el edificio y todos los ambientes internos de los agentes atmosféricos (como lluvia, nieve, granizo…); oponerse adecuadamente a las tensiones generadas por la nieve y el viento y reducir al máximo la pérdida de calor del edificio.

En la mayor√≠a de los casos, las fundas tienen pendiente media variable entre 30 y 40%, pero es posible encontrar pendientes de techo m√°s grandes, as√≠ como tambi√©n m√°s bajas. Este valor, de hecho, tiende a aumentar en √°reas m√°s fr√≠as y m√°s sujetas a nevadas (como en la monta√Īa) y tiende a disminuir en √°reas con un clima templado, como a lo largo de las costas costeras o en las llanuras.

A techo inclinado puede tener una conformaci√≥n geom√©trica muy diferente a otra que tambi√©n se puede definir de la misma forma. En primer lugar, es necesario distinguir en funci√≥n del n√ļmero de caras inclinadas a partir de las cuales se forma cada techo. Las situaciones m√°s simples ocurren cuando se trata de techos inclinados, a dos aguas o de pabell√≥n, pero a menudo, especialmente para complejos de edificios de cierto tama√Īo, donde surgen situaciones a√ļn m√°s particulares en el plano, el ¬ęjuego¬Ľ de encuentros entre diferentes pendientes, todos caracterizados por un diferente pendiente, tambi√©n puede ser muy compleja.

Una pregunta que a menudo escuchamos sobre esto es: hay una pendiente mínima con que se debe hacer una funda? En general no, o mejor dicho sí, pero la pendiente mínima de una cubierta puede y debe depender de muchos factores, por lo que para responder a esta pregunta es imprescindible hacer algunas distinciones.

¡No hay un valor mínimo absoluto!

Es importante, en primer lugar, comprender qué tipo de solapas y de cuantos estratos tu estas hablando. En un segundo momento es necesario considerar dónde opera, qué las condiciones climáticas guarnición; cuál es el situación del paisaje del sitio, así como para qué tipo de manto cobertura que planea utilizar. Además, es una buena idea establecer con anticipación si tiene la intención de instalar paneles fotovoltaica solar o incluso si planea utilizar baldosas fotovoltaicas.

En resumen, establecer qu√© tipo de cobertura es la m√°s adecuada para una vivienda en particular es una elecci√≥n de dise√Īo que involucra m√ļltiples √°reas de evaluaci√≥n. Partiendo de las m√°s arquitect√≥nicas y est√©ticas, que conciernen a la belleza del edificio, pero tambi√©n a la resistencia al viento y a los agentes atmosf√©ricos, pasando por consideraciones m√°s vegetales y t√©rmicas que tienen en cuenta las dispersiones a trav√©s de este componente fundamental de la construcci√≥n envolvente, que debe ser cuantificado dentro de la Ley 10.

Otro factor fundamental a considerar al identificar los valores mínimos correctos de pendiente es elagua y su correcta eliminación. Especialmente cuando se trata de elementos del manto superpuesto variable, hay indicaciones sobre los métodos de instalación de los componentes y la longitud del paso.

En general, al reducir la pendiente es necesario aumentar la superposición entre un elemento y el siguiente. De manera similar, a medida que aumenta la longitud de un solo acuífero, la pendiente también debe aumentar, porque en los acuíferos largos hay mayores cantidades de agua.

La pendiente de cada techo tambi√©n var√≠a seg√ļn la tipo de construcci√≥n utilizado, tanto en lo que se refiere a la estructura (madera, acero, ladrillo-hormig√≥n, etc.), pero m√°s a√ļn en lo que respecta a la tipo de abrigo cobertura elegida. En este sentido, existe un gr√°fico explicativo del que es posible deducir cu√°l es la pendiente m√≠nima para cada tipo de revestimiento.

Particularmente:

  • Para techos tipo ‚Äúgancho‚ÄĚ, la pendiente m√≠nima es de aproximadamente 20 ¬į (o 36%);
  • Para los techos hechos de piedra ¬ęsuelta¬Ľ o ¬ętejas de madera¬Ľ, la pendiente m√≠nima es de aproximadamente 17 ¬į (31%);
  • Para cubiertas de coppi o tejas del tipo Marsellesa o Portugu√©s, la pendiente m√≠nima se reduce a 13 ¬į (23%) y es la misma pendiente m√≠nima recomendada tambi√©n para cubiertas en losas de fibrocemento;
  • Finalmente, el pendiente m√≠nima del techo de chapa o similar se trata de Sexto (11%).

Techos planos

Aunque tambi√©n se definen como tales techos planos completamente planes no soy realmente nunca. De hecho, deben tener una pendiente m√≠nima necesaria para garantizar el flujo normal de agua de lluvia, evitando as√≠ problemas debidos al estancamiento de l√≠quidos y la formaci√≥n de manchas h√ļmedas o infiltraciones hacia los ambientes subyacentes. De hecho, esto tambi√©n sucede con las losas de terrazas y balcones.

La pendiente mínima del techo plano., que siempre debemos cuidar de garantizar, normalmente es alrededor del 2%

.

En comparación con los techos planos, hay mucho más que decir. De hecho, pueden ser practicables o no y en función del uso que se haga de ellos es necesario evaluar bien una estratigrafía adecuada. Hermosos, muy modernos y absolutamente efectivos también en términos de energía, son por ejemplo los llamados techos verdes, que rara vez utilizamos pero que también existen en la variante ad hoc para techos inclinados.

En general, sin embargo, para cubiertas planas, lo más importante, además de la formación de las pendientes, creadas mediante el vertido de una regla especial es laimpermeabilización. Los problemas mayores y más frecuentes, en estos casos, son siempre las infiltraciones y el estancamiento del agua de lluvia.

En conclusión

Todo lo que hemos dicho sobre las coberturas se aplica independientemente de su alcance, incluso si se trata de un dosel inclinado. Lo cierto es que si te encuentras teniendo que insertar una marquesina en un edificio existente, tanto en lo que respecta a la pendiente como al tipo de construcción, será necesario adaptarte al contexto y en muchos casos se te pedirá un paisaje. informe de impacto.

Evidentemente, espero que con este art√≠culo se disipe cualquier duda sobre la pendiente del terreno de juego. Pese a ello, recuerde que para intervenir en las cubiertas casi siempre es necesario consultar a un t√©cnico, presentar una pr√°ctica municipal adecuada, acompa√Īada de un plan de seguridad que proteja a los trabajadores.

Sara Raggi
√öltimos mensajes de Sara Raggi (ver todo)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *