Cómo llevar un chaleco táctico | El equipo de combate

Cómo llevar un chaleco táctico | El equipo de combate

Durante sus primeras etapas de desarrollo, el chaleco táctico tiene como principal objetivo la protección. Esto es especialmente cierto para el personal policial y/o militar. Para cumplir con este propósito, el chaleco es generalmente a prueba de balas. Pero debido a las necesidades, el chaleco ha evolucionado para servir al usuario más que su función habitual. Aparte de su construcción más fuerte, los nuevos diseños tienen más características.

Cómo usar correctamente un chaleco táctico

Tienen bolsillos de almacenamiento para armas, municiones, linternas, cantimploras, teléfonos celulares, documentos y más. Incluso los civiles han conseguido estos chalecos tácticos. Usan los chalecos para protegerse de los allanamientos de morada. También usan los chalecos para la autodefensa en viajes de campamento o de caza. Los chalecos también sirven como un portador práctico de armas y otras herramientas esenciales. Dependiendo de las características del chaleco, puede haber pequeñas diferencias en la forma de llevarlo. Pero básicamente, sigue siendo un chaleco con el mismo propósito de proteger el frente y la espalda contra el daño.

Preparar el Cummerbund

Una faja es una faja que soporta el chaleco táctico. Se lleva alrededor de la cintura y se sujeta con ganchos, pilas y hebillas en cada hombro. El primer paso para usar un chaleco táctico es preparar la faja poniéndola boca abajo en una superficie plana. La abertura del canal de la placa lateral debe estar hacia arriba. Tome las tres lengüetas de nylon del extremo de la faja y páselas a través de los ojales del adaptador. A continuación, entrelace el cable y los tres ojales.

Coloque el asa del cable en la parte superior o inferior de la faja. Esto se hace manipulando el cable a través de los ojales. Luego se sale por el ojal cerca de la pestaña del extremo de la faja. Pase el cable sobrante por los ojales. Pase el cable elástico a través de la faja y los ojales del adaptador.

Coloque la placa lateral dura sobre la placa lateral blanda y luego coloque ambas en la bolsa. Después de eso, cierre la bolsa. Coloque la bolsa de la placa lateral en el canal de la faja. Hazlo de manera que la parte dura esté orientada hacia una bala entrante y la parte blanda esté orientada hacia tu cuerpo. Finalmente, engancha el canal cerrándolo.

Póngase el chaleco

Deberías llevar el chaleco táctico sobre tu camisa. La base del chaleco secciones delanteras y traseras deben ser tan altas como sea posible. Procure que el cuello del chaleco se ajuste a su clavícula. Puede hacerlo ajustando las correas de los hombros’ ganchos de lengüeta con cierre de velcro. Desde una vista lateral, los dos paneles deben estar alineados por igual. Luego cierre la cremallera de la abertura lateral del chaleco.

A continuación, conecte los conjuntos de cuello delantero y trasero en el espacio para el cuello del chaleco. Centre el conjunto de la espalda con las lengüetas de ajuste. Luego conecte el protector de la garganta del cuello. Realice los ajustes necesarios en el sistema de ajuste de comodidad para la cintura y los hombros.

Ponga el Cummerbund

Exponga el bolsillo de la faja abriendo a presión la solapa trasera del chaleco. Esto le permitirá levantar las solapas de los bolsillos superior e inferior. Con la bolsa de la placa lateral apuntando hacia arriba, coloque la faja sobre el bolsillo abierto. Ahora, envuelva la solapa inferior sobre la faja y luego cierre la solapa superior a presión. Ahora puede cerrar la faja. Para obtener la tensión adecuada, utilice el cable elástico y luego coloque los topes de estabilidad de la faja.

Ajuste la bolsa de la placa lateral hasta que llegue a la axila cubriendo completamente el lado de su torso. Tire de la lengüeta de la solapa para abrir el panel frontal. Luego utilice las cintas de gancho y lazo bajo la solapa para sujetar la bolsa de la placa lateral. Puede utilizar la manija de liberación del cable de la faja, ya sea a su izquierda o a su derecha.

Consejos para llevar el chaleco táctico

Llevar un chaleco táctico puede ser un reto a veces, pero la práctica constante demostrará que no lo es Llevar un chaleco táctico puede ser un reto a veces. Pero la práctica constante demostrará que no es difícil en absoluto. Familiarícese con las partes que componen el chaleco. Además, siga las instrucciones cronológicamente para facilitar la tarea.

  • Para evitar ajustes erróneos en los paneles frontal y trasero o en los paneles laterales, conozca más sobre los tirantes del chaleco’s. Además, conozca los canales del faja; posición ajustable; parada; característica.
  • Para sentirse a gusto, el chaleco táctico debe tener un ajuste cómodo. Puede que lo prefiera apretado o suelto. Dependerá del usuario hacer los ajustes necesarios.
  • Utilice hebillas y correas para colgar correctamente el chaleco en su persona. Las hebillas laterales son para la fijación y los ajustes.
  • Las hebillas de los hombros permanecen abrochadas casi todo el tiempo y sólo se desabrochan cuando es necesario. Las hebillas laterales le asegurarán el chaleco.
  • La práctica constante llevará a perfeccionar el arte de llevar un chaleco táctico. Para los principiantes, puede ocurrir una rareza, pero eso pasará con el tiempo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *